Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

jueves, 3 de febrero de 2011

UNA VUELTA POR EL SALVADOR DE AYER Y DE HOY







CERRO DE GUAZAPA, 
EL SALVADOR
 (Con un click aumenta la imagen)

Vista desde Santa Cruz Michapa

vista desde Tonacatepeque

Vista desde Tonacatepeque

Vista desde el oriente de Apopa

-
LOS QUEHACERES DE TÍA TANA

Su nombre de pila era Atanasia, como lo indicaba el almanaque Bristol, pero todos le decíamos Tana. Como ella, quedan ya pocas personas.
Se levantaba con presteza, apenas se oía el canto de la aurora, a las primeras luces de la mañanita; y se acostaba como las gallinas, lo más tarde, a las ocho de la noche.
Después de su rápido aseo personal, buscaba unos leños medianos y unos chiriviscos y los colocaba en la hornilla, encima de unas cuantas tusas, dejando pequeños espacios para que les entrara el aire. Después encendía un fósforo y comenzaba a soplar, hasta que el fuego se fortalecía y comenzaba a devorar la leña seca.
Caminaba hacia el poyete y vaciaba agua del cántaro. Ya en la cocina, medía al cálculo un poco de café de palo o de café de maíz y lo vertía sobre aquel jarro de barro tan ennegrecido  por el humo, que después colocaba muy cerca de las llamas. Al estar cerca de la ebullición, le agregaba el dulce de panela.
Luego extraía el nixtamal del huacal de lata y lo colocaba poco a poco sobre la piedra de moler y lo  comenzaba a triturar con fuerza, empujando la otra piedra alargada llamada mano. Y como si se tratase de un verdadero molino, iba brotando la pasta de maíz con un color entre blanco y amarillo.
A continuación, tomaba porciones de masa del tamaño de su puño y después de darles forma redonda, las torteaba con ambas manos, haciendo un ruido  como de aplauso. Una vez estirada la masa, la tiraba sobre el comal, donde la tortilla comenzaba a asarse de inmediato. Casi al mismo tiempo, aprovechaba a darles vuelta a las tortillas cocidas de un lado, para que terminaran su proceso de cocción completa. Cuando ya estaban a punto, las colocaba una sobre otra, al borde del comal; y más tarde, envueltas  en una manta, las metía a un tarro grande para que no se enfriaran.
Junto al jarro de café, hervía a la vez la olla de frijoles taletes que se hacían sentir por su olor característico, a varios metros de distancia.
Pronto estaba listo el desayuno completo que incluía: las tortillas, los frijoles, el queso fresco, la crema y de vez en cuando, un huevo duro o estrellado. En otras ocasiones, se agregaba majonchos asados o ayote en dulce, servidos en un plato hondo con leche cruda de vaca.
Un trabajo similar al del desayuno lo realizaba la Tía para el almuerzo y para la cena. Además tenía que  ir a la quebrada a lavar la ropa una vez a la semana, dar de comer a las gallinas dos veces al día y recoger los huevos mañana y tarde; y cuidar de los cerdos, echándoles el agua y el maicillo en aquellas pilas hechas de piedra.
Al bajar el sol, después de remendar la ropa, se le veía colando la leche para hacer la cuajada, que una vez sacada, combinaba con sal en la piedra de moler. A los niños nos  gustaba pedirle el “mamaso”, que era una porción de las tortillas  que pasaba en la piedra para limpiarla y que tenía un sabor muy agradable. El suero que quedaba en la olla, se los daba a los cerdos que lo devoraban de inmediato.
Después de cada comida, la Tía se ponía a lavar los platos y alguna que otra cuchara utilizados en las comidas, pues como se comía con la mano, no había trinches sucios. Unas dos horas después del almuerzo, comenzaba la preparación de la cena.
Así  llegaba la Oración que era como a las seis de la tarde. Se le llamaba así, porque los antepasados que seguían la tradición católica, probablemente rezaban el Angelus antes de oscurecer.
La cena se servía a todos, aún con la luz natural, pues pronto habría que encender el candil de gas que se colocaba en medio del corredor.
Como a las siete de la noche, había que rezar el Rosario que comenzaba con la Catena, que era en verdad como una cadena de oraciones largas y muy aburridas para los pequeños. En aquel ambiente de penumbra, los niños pronto se dormían y a veces hasta las mismas personas mayores contestaban al rezo medio dormidos, como por inercia.
Qué alegría sentíamos cuando se llegaba el “Jesús, José y María” que era la oración final de aquel largo rezo.
Con regaños para irse a la cama, terminaba la jornada agotadora de la Tía para repetir la historia, al día siguiente.
Un dato importante es que la Tía casi nunca se enfermaba. De seguro, debido al fuerte trabajo físico que la mantenía en forma, pero también, por su estado de ánimo siempre tan positivo. Así le encontraron los ochenta y cinco años, todavía “paradita”, como ella acostumbraba a decir.
Cuando la Tía murió, todos lloramos su partida. Hasta el perico que imitaba su voz y sus palabras, dejó de imitarla y pronto murió de tristeza. Menos mal que nos dejó su ejemplo y el recuerdo de sus buenas obras.

-     

  
EL CAFETAL

Tuvo,  como un niño,
los mejores cuidados,
hasta brotar  bajo la ramada,
de la mejor semilla
del Bourbón y del Pacas.

A los meses de vida,
fue llevado en carroza
antes de quedar plantado
en los valles, montañas
y volcanes.

Después de sembrado
en la tierra más fértil,
fue creciendo robusto,
cobijado por la pródiga sombra
del pepeto de río, del cujín,
del manzanito rosa
y de tantos otros.

Pronto se vistió como adulto,
con el traje verde oscuro
de su permanente follaje.

Al caer las primeras lluvias,
las flores del cafeto
brotan como un milagro,
para llenar de aroma el ambiente
y regalar su néctar a las abejas
y a los gorriones.

En las fincas, predomina
el silencio, la quietud y la calma
tan queridos por todos.
Allí no faltan las taltuzas,
los conejos, los tacuazines
y  una diversidad de aves
como chiripíos, chontes
palomas y chiltotas.

Gracias al café,  
existe todavía entre nosotros,
el bosque y el oxígeno,
fuentes de lluvia y de vida.

Al llegar cada noviembre,
sus abundantes frutos
se convierten en perlas rojas
que llenan los canastos
de los laboriosos hombres
y mujeres cortadores.

Entrar al cafetal,
es penetrar en un templo
de  la madre tierra;
es sentir  la magia y el encanto
de la naturaleza;
es  gozar extasiados
de un pedacito de cielo.

Ramiro Velasco,
Febrero de 2011


-
ADIÓS A LA RURALIDAD SALVADOREÑA

No hace muchos años, según el censo de población, todavía en los años setenta,  la proporción de población rural de El Salvador era mucho mayor (60%) que la de población urbana (40%).
A partir de los años ochenta, debido al conflicto armado, la migración de la población rural se dio en forma masiva hacia los centros urbanos y hacia el exterior. Para 1990, la población rural alcanzaba un 50.23% de la población total, es decir una proporción bastante similar a la de la zona urbana (49.77). La tendencia hacia una menor ruralidad fue tal, que ésta llegó a alcanzar en 2010, un 39.71% de la población total. Es decir, que en 40 años, la proporción poblacional se ha invertido diametralmente y lo que antes era un país rural ahora se ha convertido en un país mayormente urbano.
Al ubicarse una gran cantidad de población rural en las zonas urbanas metropolitanas y del interior del país, éstas se ha ido ruralizado también desde el punto de vista socio-cultural; lo que se manifiesta en: asentamientos en las zonas marginales, abundancia de mano de obra en trabajos de tipo doméstico, nuevos patrones de conducta como inicio y  término de la jornada laboral en horas más tempranas, elevada religiosidad, etc.
Sin embargo, mientras la población rural y suburbana que se desplazó a la zona metropolitana se ubica en los cinturones de marginalidad, la población rural que se quedó en las ciudades y pueblos del interior de país, presenta características de un mayor nivel económico, como se señala más adelante.
El fenómeno culturalizador-religioso con mayor arraigo tradicionalmente en el sector rural, se puede observar hoy en la mayoría de nuestras ciudades y de nuestros pueblos, aparejado a las tradiciones rituales católicas como procesiones, rezos en las casas, misas solemnes con muchos cohetes, etc.
Por ejemplo, en Sensuntepeque, mi pueblo, contrario a lo que pasaba en los años cincuenta y sesenta, cuando el comportamiento religioso urbano era bajo, ha venido alcanzando un aumento notorio, a partir de los ochenta.  En aquella ciudad, no hay mes, ni semana en los que no haya grandes celebraciones religiosas, con abundantes procesiones, rezos y cohetes. Diríase que la gente no tiene tiempo para un poco de diversión o para actos culturales, pero le sobra para los actos religiosos.
En la zona central y especialmente en la occidental, el fenómeno religioso evangélico ha tenido un auge mayor. Allí han proliferado los templos y por supuesto, la clientela religiosa evangelística. De manera hipotética se puede afirmar que en el caso de los evangélicos la ola ha ido en sentido inverso, es decir desde la ciudad hacia al campo. Lo que se explicaría por las grandes subvenciones de las iglesias norteamericanas que construyeron iglesias a partir de la década de los ochenta y proliferaron primero, en la zona urbana y después se han ido extendiendo al área rural.
Visto el fenómeno de la ruralidad desde la economía, aparece otro dato muy interesante. Y es que los hogares conformados por personas procedentes del campo asentadas en los sitios urbanos más alejados de la zona metropolitana,  han contribuido a un mayor impulso económico de sus municipios. La explicación de fondo es que probablemente los campesinos radicados en el interior del país, eran dueños de su parcelas, y además de cultivar la tierra, se dedicaban a la ganadería y a otras actividades productivas. Estas personas salieron, no agobiados por la pobreza, si no que se vieron obligadas por el conflicto armado a buscar un refugio más seguro en los pueblos y ciudades vecinos.
La población adulta rural optó por quedarse en los pueblos, pero los jóvenes optaron por salir hacia los Estados Unidos, ubicándose especialmente en las zonas agrícolas de aquel país.
Sirva de ejemplo, el caso de pueblos de Oriente como: Chirilagua, Concepción de Oriente e Intipucá y de la Zona Paracentral, Sensuntepeque y San Isidro. Los emigrantes campesinos de estos municipios, comenzaron a enviar remesas a sus familiares, que se fueron quedando de manera permanente en los pueblos y ciudades. Las remesas, unidas  a la tradición emprendedora de la gente del campo, condujeron después de veinte años, a un mayor avance económico de aquellas zonas.
En Sensuntepeque por ejemplo, hasta los años ochenta, los días de plaza eran los jueves y domingos. Ahora, todos los días son de gran movimiento comercial, lo que es impulsado por la capacidad adquisitiva de los salvadoreños y hondureños que reciben remesas del exterior.
A nivel departamental ese fenómeno es igualmente notorio en los departamentos relativamente más remeseros, como La Unión, Cabañas, San Miguel y Morazán.
En el caso de Sensuntepeque y otros municipios, se puede observar además, que muchos nuevos negocios y la mayor cantidad de viviendas de alto costo son propiedad de gente venida del área rural y por supuesto que reciben remesas.
Con factores como los expuestos, se puede decir que en términos territoriales la sociedad salvadoreña se ha ido urbanizando, pero en términos culturales y económicos de alguna manera se ha ido ruralizando.
En cuanto a identidad cultural, el tema se vuelve más complejo, cuando se constata que en los últimos treinta años se ha operado un aumento de la población del área rural que se fue al extranjero. Esa gente ya no se identifica con el cantón de origen, sino con el pueblo o ciudad más inmediata y es en ella en donde viven ahora sus familiares y es a donde envían sus remesas o se dirigen cuando viajan a El Salvador. En este sentido, se puede decir que la ruralidad ha perdido a su aliada natural que debiera ser la población emigrante.
Por otro lado, con la globalización, con una mayor conectividad mediante el transporte y el avance de los medios de comunicación como telefonía celular, el cable, etc. la población rural va perdiendo poco a poco sus costumbres y tradiciones y se está “urbanizando” rápidamente. Lo que hace que no haya mayor diferencia en cuanto a vestimenta, manera de hablar y ciertos gustos entre población rural y urbana.
Lo anterior ha venido a dar un tiro de gracia al concepto de ruralidad tradicional que se habrá limitado seguramente a grupos poblacionales muy reducidos, como los adultos mayores que viven aún en el campo; pues el resto, la población rural joven, aunque viva en el campo, se comporta casi como la población urbana.
Es decir, que aunque los datos poblacionales hablan de un 60% de población urbana a nivel nacional, puede afirmarse, que el crecimiento urbano es mayor, pues los niños y jóvenes de la zona rural se comportan en muchos aspectos especialmente en los culturales, como las personas de las ciudades y de los pueblos.
Con tales tendencias para dentro de treinta años, nuestros campesinos rurales, sus tradiciones y sus costumbres, serán sólo parte de la historia.


POR FAVOR, CONTESTE LA PREGUNTA QUE SE FORMULA A CONTINUACIÓN. SU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE. GRACIAS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario