Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

miércoles, 10 de enero de 2007

Artículos sobre Cabañas


RELLENO DE SAN ISIDRO, OTRO PROBLEMA MÁS PARA CABAÑAS

Por las noticias aparecidas en el Diario de Hoy el 6 de septiembre de 2006 y en La Prensa Gráfica, el 11 del mismo mes, nos enteramos que el Proyecto del famoso relleno sanitario de San Isidro, Cabañas, es muy seguro que se lleve a cabo, aún contra la voluntad de varias comunidades de San Isidro.
Las noticias referidas, daban detalles sobre el proyecto, como los siguientes: a) Que el relleno estaría al servicio de 21 municipios de la Región Paracentral y algunos de la Región Central; b) Que se ha adquirido un terreno de 39.5 manzanas, ubicado en el Cantón El Izcatal, de San Isidro; c) Que el relleno costará unos 4 millones de dólares; d) Que el terreno costó 59 mil dólares, de los que cada alcaldía participante aportó $ 3 mil dólares. e) Que el 60% de la obra será financiado, mediante un préstamo; pero que falta conseguir el 40% restante de los fondos.
Entre los municipios participantes en el proyecto, están: los 9 de Cabañas, así como Cojutepeque, San Rafael Cedros, El Rosario, Tenancingo y San Pedro Perulapán, de Cuscatlán; San Martín del Departamento de San Salvador; Nuevo Edén de San Juan del Departamento de San Miguel; y cinco más de los Departamentos de Cuscatlán y de San Salvador.
El reporte de El Diario de Hoy con un sentido más crítico, señalaba, que días antes de las elecciones, este proyecto parecía “enterrado”, como lo había indicado el Señor Alcalde de San Isidro, ante la oposición de los vecinos. Pero que pasado el evento electoral, el mismo Alcalde declaró junto a otros jefes edilicios, que la obra se hará a más tardar en el 2009. Como lo sugiere el periodista, a pesar de las promesas de campaña, el proyecto va en serio; lo que se puede comprobar con la firma de un acuerdo por parte de los alcaldes de todos los municipios, incluyendo todos los del Departamento de Cabañas.
Es lógico pensar que para los alcaldes de municipios de otros departamentos, la solución a su problema de tratamiento de la basura quedaría resuelto con este proyecto. Como lo expresó el día de la firma del acuerdo, la Alcaldesa de Cojutepeque, en el nuevo relleno pagarían mucho menos que los 60 mil dólares mensuales que pagan actualmente, por las 35 toneladas diarias de basura que produce ese municipio.
Lo que más llama la atención, es que el Alcalde de San Isidro y su Concejo Municipal, no hayan tomado en cuenta el rechazo de al menos 15 comunidades del Municipio de San Isidro, desde que se tuvo la primera información sobre el mencionado relleno. Ni se valore, lo expuesto en el Foro realizado el 14 de agosto del 2005, con apoyo de la Asociación ADES, al que asistió el mismo Alcalde José Ignacio Bautista.
Lo anterior es muy grave, pues el Alcalde de San Isidro debiera cumplir lo señalado por la Ley de Medio Ambiente, que establece claramente: 1º Que “la gestión pública del medio ambiente debe ser…compartida por las distintas instituciones del Estado, incluyendo los Municipios y apoyada y complementada por la sociedad civil, de acuerdo a lo establecido por esta ley y sus reglamentos. 2º Que “Previo a su aprobación, los estudios se harán del conocimiento del público… para que cualquier persona que se considere afectada, exprese sus opiniones o haga sus observaciones (Art. 25 literal a). 3º Que “para aquellos estudios de impacto ambiental cuyos resultados reflejen la posibilidad de afectar la calidad de vida de la población o de amenazar riesgos para la salud y bienestar humanos… se organizará por el Ministerio de Medio Ambiente, una consulta pública del estudio en el o los Municipios donde se piense llevar a cabo la actividad, obra o proyecto (Art 25 literal b).
Según datos de una investigación realizada en el 2002, por la Organización SACDEL, Cabañas producía entonces, 40.36 toneladas de basura al día. De esa cantidad, un 80% correspondía a Sensuntepeque e Ilobasco. El restante 20% correspondía a los municipios pequeños, dentro los cuales está San Isidro que producía sólo 1.81 toneladas, es decir, apenas el 4.40% del total.
De hacer uso del futuro relleno otros municipios ajenos a Cabañas, se depositarían en el sitio por lo menos unas 117 toneladas diarias, de las que sólo San Martín y Cojutepeque, enviarían a diario cerca de 77 toneladas; es decir, casi el doble de la basura procedente de Cabañas. En otras palabras, los deshechos que recibiría el relleno, procederían en su mayor parte (68 %) de otros municipios ajenos a Cabañas; mientras que todos los municipios de Cabañas, sólo depositarían un 32%. De lo que se concluye, que el relleno propuesto favorecerá principalmente a otros municipios que no son de Cabañas.
Entre los principales efectos negativos del relleno, está la segura contaminación de los ríos cercanos, entre ellos, del Río Titihuapa que abastece de agua a la población de varios cantones de San Isidro, Sensuntepeque, Dolores y San Ildefonso. El río está situado a sólo 2 kilómetros del futuro relleno.
Que los rellenos contaminan las aguas, lo han expuesto claramente en los medios de comunicación, funcionarios de COAMSS, encargados del monitoreo del Relleno de Nejapa en San Salvador. Allí, especialmente en el invierno, se produce el rebalse de “lixiviados” que destila la basura acumulada y que consisten en metales pesados y otras substancias tóxicas o residuos industriales venenosos, que salen del relleno y van a parar a las quebradas o ríos cercanos.
Otro efecto negativo lo sufriremos los habitantes de Cabañas, cuando transitemos por la estrecha carretera, ahora relativamente limpia, que de Sensuntepeque conduce a Ilobasco y San salvador. Esta calle no dará abasto para la cantidad de grandes camiones cargados de basura, que como siempre dejarán a su paso malos olores y suciedad por todos lados.

Muchos ciudadanos pensamos que Cabañas está a punto de convertirse en un gran basurero. Y esto, con la permisión de los alcaldes y concejos municipales de Cabañas, que no parecen responder a los intereses de la población de sus localidades en general, sino de grupos o personas particulares.

Con base a lo expuesto, solicitamos con todo respeto a los señores alcaldes de Cabañas, y especialmente al Alcalde de San Isidro y a su Concejo Municipal, que respondan de manera pública a la población, las siguientes preguntas: 1. ¿El relleno ha sido aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente? 2. ¿San Isidro que apenas produce 1.81 toneladas diarias de basura, y que pudiera fácilmente tratar su basura por otros métodos, qué compensaciones concretas va a recibir en beneficio de las comunidades aledañas, por permitir la construcción de este relleno? 3. ¿El relleno será propiedad de las municipalidades participantes, será de economía mixta o de la empresa privada? 4. ¿No les preocupa a las autoridades que pase en Cabañas, lo que ha sucedido con MIDES, con la elevación anual de tarifas para las alcaldías por el depósito de la basura, cuando los rellenos son de propiedad privada? 4. ¿Están seguros que el relleno no contaminará las fuentes de agua, como el Río Titihuapa? 5. ¿Por qué no se atienden los reclamos de la población civil, como lo ordena la ley?

Como ciudadano, solicito que en Cabañas los alcaldes a través del Comité Departamental de Alcaldes (CDA) trabajen de manera urgente y en serio, en la elaboración de un proyecto de saneamiento, consensuado con las ONGs locales y la comunidad de cada municipio, aprovechando los fondos de la Cuenta del Milenio para la Zona Norte. En el Proyecto a formular, debiera considerarse la posibilidad de construir un relleno para todos los municipios de Cabañas. El relleno deberá estar situado en un lugar seco y alejado de las fuentes de agua; además deberá considerar, un sistema integral de recolección, tratamiento y comercialización de los deshechos, en el que esté incluido, la selección de la basura desde los hogares, el manejo de los deshechos peligrosos, el reciclaje de materiales reutilizables y la transformación de los deshechos orgánicos en abonos.
¿Qué dicen los Señores Alcaldes de Cabañas y sus Concejos Municipales?

Ramiro Velasco
_______._______



MI SENSUNTEPEQUE


Subo de nuevo hasta los cerros que te custodian.
Veo, las torres de tus iglesias y algunos techos
de aquellas casas hechas de adobe, con esa tierra
de pinta sangre que hay en tus venas.

Pero no encuentro las viejas calles de piedras negras.
Ni oigo el chasquido y el correteo de los caballos;
ni el ruido tosco de las carretas, que eran la herencia
y el patrimonio de los mayores.

Ya de tus hombres, no hay ni la sombra de los sombreros
de palma blanca, de copa alta y de barbiquejo;
ni las sandalias de las muchachas; ni sus vestidos
hechos con orlas y con encajes.

Cómo has cambiado mi ciudadela de aquellos tiempos,
con La Selvita y manantiales por todos lados;
cuando los vientos eran muy sanos y enrojecían
con sus carmines, las bellas chapas de las cipotas.

Sensuntepeque de aquellos años, de aquellos días…
¿por qué no encuentro ya tus mañanas
y atardeceres, con los destellos del sol que nace
o que se oculta, con bello encanto?

¿Por qué perdiste tu gesto altivo, pero inocente,
y tu frescura de otros veranos y otros inviernos,
que aunque pasados, dejaron huellas tan imborrables
aquí en mi mente?

Cual la doncella cuando ha perdido algo muy suyo,
te veo ahora, y me pareces que fueras otra.
Algo muy grave habrá pasado por tus entrañas…
Pero te llevo, aquí muy dentro, igual que entonces.

Ramiro Velasco
______.______



AQUELLLOS CONJUNTOS MUSICALES DE NUESTROS CANTONES
Quiero referirme ahora, a algunos conjuntos musicales, surgidos casi por generación espontánea, en algunos cantones de Victoria y de Sensuntepeque.

Nuestros pueblos de Cabañas, antes del conflicto armado de los años ochenta, concentraban muy poca población. La mayor parte de la gente, vivía en el campo en donde surgieron músicos notables que sin haber asistido a un conservatorio, aprendieron el arte por su propia afición u observando a otros músicos.

Por el lado de Victoria, ocuparon un lugar destacado en los años cincuenta y sesenta, los Hermanos Torres, que interpretaban especialmente música de tríos. Sus instrumentos eran: la guitarrilla, guitarras y contrabajo. A este conjunto se le encontraba en el parque de Sensuntepeque, en las fiestas patronales, donde ejecutaban verdaderos conciertos. Alguien que vino de San Salvador, al escucharlos, les sugirió que se presentaran en un hotel de San Salvador. Para ello, les recomendó usar los famosos cotones tradicionales que se usaban antes, en el campo. Los Torres, estuvieron por algún tiempo dando sus serenatas en San Salvador y fueron muy aplaudidos por los visitantes.

En el Cantón, La Bermuda, existió otra familia de músicos famosos. Familiar de ellos fue Felipe Gómez, que formó parte de la estudiantina del Seminario San José de La Montaña. Aquel joven, fue ordenado sacerdote y trabajó activamente como tal, en San Vicente.

En el Cantón El Palomar, Caserío El Papalón, se destacaron por mucho tiempo, los Hermanos Pineda: Rosendo, César y Miguel. Sus instrumentos eran: la guitarrilla, guitarras y contrabajo. El cantante principal era el inolvidable Miguel Pineda.

En el Cantón El Chunte, el grupo más famoso estuvo conformado por los Hermanos Jovel: José, Paulino y Cándido. Ellos utilizaban la mandolina, guitarras y el contrabajo.

En el Cantón San Marcos en los años sesenta y setenta, el Conjunto “Los Madrugadores” hicieron lo propio. Este grupo estuvo conformado por los Barrera, los Velasco y los Castro. Ellos interpretaban el violín, guitarras y contrabajo y ganaron más de un concurso musical en Sensuntepeque.

Hace poco tiempo, murió un músico humilde, que conocíamos solamente como Misael. Era casi ciego y se le veía por las calles de Sensuntepeque. Me gustaba escuchar de él, “El corrido de mil novecientos treinta y cuatro”, canción que le grabé de manera improvisada, y que narra los desastres del “diluvio” de aquel año, que arrastró desde Ocotepeque, Honduras, sobre el Río Lempa, enseres domésticos, ceibas y una casa entera, de la que nadadores de El Salvador, rescataron con vida a cuatro muchachas hondureñas.

Sirvan estas frases, como un homenaje para estos artistas campesinos, casi olvidados, que se dieron del todo a la “música de cuerdas” y que son parte de nuestra historia local.