Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

viernes, 29 de junio de 2018

ADIÓS JUNIO DE 2018





UNA MAÑANITA EN SAN SALVADOR CUANDO DECLINA LA LUNA Y SALE EL SOL



















OCURRENCIAS DEL MES
1. En El Salvador, en junio las mañanas nubladas indican tardes bonitas.
2. Ella disfrutó con aquel indio grande y sazonudo. No era para menos, pues era de los mejores mangos que echaba aquel palo.
3. La doñita aseguraba que le gustaba la alta cocina. Era tan pequeña que para cocinar se subía en un peldaño de madera.
4. En un partido de fútbol del mundial al ver a una madre joven australiana con su bebé me preguntaba, si llevaría al bebé al estadio pensando que su hijo llegaría a ser un gran futbolista o sería porque no tenía con quien dejarlo en casa.
5. Una de las razones por las que me gustan los mundiales es porque uno conoce jugadores con nombres que en nuestro medio no son comunes. Así hemos visto a: Bacca (Colombia), Vecino (Uruguay), Musa (Nigeria) y tantos otros.
6. Otras curiosidades con los jugadores en el mundial son: a) Que muchos de los apellidos de los de Dinamarca terminan en “sen”. Por ejemplo: Ensen, Eriksen, Jorgensen; b) Que muchos de los apellidos de los de Islandia, terminan en “son”. Ejemplo: Ingason, Gunnarsson. c) Y en el caso de los serbios, varios apellidos terminan en “vic”. Por ejemplo: Ivanovic, Milovojevic, Mitrovic.
7. A aquel árbitro desactualizado le dijeron que aplicara las  reglas  del VAR y luego del partido se fue a pedir su bebida fuerte favorita.
8. Anantíos pasó Argentina a los octavos de final; pero ojo que se puede crecer en esa etapa, ya que tiene tantos seguidores argentinos y salvadoreños que en cada partido socan fuerte los dedos.
9. La parte folklórica es lo más bonito de la política salvadoreña.  Si no tomamos las cosas muy en serio hasta nos divierte.
10. ¿Será que el CD era la “hendidura” de la que habló Don Buleke para declararse candidato presidencial? En otros tiempos a ese tipo de partidos se les llamaba “partidos taxi”. Veremos si en los próximos días la Corte Suprema de Justicia deja con vida a este partido político. Si le dan jaque mate, sólo quedará GANA o algún otro partidito nuevo. Todo lo arregla la plata.
11. El matrimonio ARENA, PCN Y PDC frente a las próximas elecciones presidenciales será otro ingrediente novedoso en el próximo escenario político electoral salvadoreño. En el fondo, se avizora un buen reparto de cargos para el 2019, de ganar este bloque de derecha; y el apoyo solidario para ARENA con los votos en la Asamblea Legislativa para hacer mayoría simple.
11. En El Salvador, la gente de izquierda pareciera respirar y actuar en función del FMLN y la gente de derecha lo hace por ARENA. Basta ver las publicaciones que comparten en las redes sociales.
12. Según la Fiscalía, las Piñato también  hicieron piñata con los fondos del estado.
13. No creo que a Funesto le apliquen la extradición. A veces la gente que actúa mal no siempre recibe en este mundo el castigo que se merece.
14. En El Salvador, los de derecha tratan de ocultar el robo descarado de Flores y de Saca; y los de izquierda el gran saqueo de Funes y compañía.
15. Dios me puso en este mundo para ayudar a resolver problemas, no para complicarlos.

16. Me impresiona cuando me saludan con cara alegre, a primera hora, los recogedores de latas para reciclaje. Ellos viven en la miseria, pero su espíritu es optimista y alegre. Y me pregunto: ¿por qué tanta gente que lo tiene todo, vive tan amargada?.









LO QUE NO SE DICE DE LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA EN EL SALVADOR
Para tratar este tema, es importante tomar en cuenta el contexto sociopolítico salvadoreño, es decir, la coyuntura que se vive en un año eminentemente electoral, pues la campaña electoral para las elecciones presidenciales a realizarse en febrero  del 2019,  ha iniciado en la realidad aunque no formalmente. Y en ese ambiente, los partidos y sus grupos de apoyo maniobran para sacar raja política.
La privatización del agua ha sido un tema viejo, llevado a cabo por los ambientalistas de izquierda y retomado después por el FMLN, como tema de campaña y que aflora especialmente cuando las posibilidades reales del partido de ganar las elecciones se encuentran cuesta arriba.
Una propuesta de ley sobre Aguas, fue presentada en el año 2012 a la Asamblea Legislativa por el Ministerio de Medio Ambiente, en la Administración Funes.
En noviembre del 2013, el denominado Foro del Agua del Centro para la Defensa del Consumidor presentó una versión del Anteproyecto de Ley General de Agua, como propuesta “ciudadana” en consulta con varias instituciones ambientalistas y de diversos campos sociales de izquierda.
Los partidos de derecha (ARENA, PCN. GANA y PDC) en junio de 2017 presentaron la propuesta de Ley Integral del Agua, que según la UCA ha sido formulada por la ANEP.
También la ASI ha hecho observaciones generales a la Ley del agua.
El portal de la Asamblea Legislativa reportó en enero de 2018: “A la fecha, se ha definido la creación de una Junta Directiva, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) que será el ente rector del recurso hídrico en el país”.
El tema se ha puesto de nuevo en la palestra, cuando diputados del FMLN que forman parte de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea, en junio de este año, denunciaron que los partidos de derecha tienen un acuerdo para impulsar la Ley General de Aguas con enfoque privatizador.
El Diario de Hoy, en noticia del 5 de junio pasado, señaló que la Diputada Martha Evelyn Batres a principios de junio de 2018, expresó que  durante la Legislatura 2012-2015, se aprobaron 92 artículos de la propuesta que presentó el gobierno que serán tomados en cuenta y que espera “que sea un trabajo técnico más que político”.  Los diputados que integran este grupo de trabajo acordaron además enviar una nota a representantes de la Iglesia Católica, de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) y de otras entidades interesadas en el análisis de este proyecto de ley para que puedan emitir su opinión.
Entiendo que es en la conformación de dicha autoridad rectora del agua, que se han centrado las discusiones y la crítica del FMLN, de organizaciones de izquierda, de la UCA  y de la Iglesia Católica.
Según la UCA, el proyecto de ley establece que el ente rector del agua esté integrado por cinco miembros: dos nombrados por la ANEP; dos, por COMURES; y uno, por el Presidente de la República. 
He dado un vistazo al proyecto de ley de 2012 y al anteproyecto del Foro del Agua y mi impresión general es que el contenido de dichas propuestas es sumamente amplio y compendioso. Y tales propuestas de ley confieren al gobierno todas las potestades, lo que crearía procesos burocráticos engorrosos especialmente para que se den permisos y autorizaciones.
Las propuestas del Gobierno y del Foro del Agua, se fundamentan en el artículo 84  de la Constitución de la República que señala: “El Salvador ejerce soberanía y jurisdicción sobre el mar, el subsuelo y el lecho marinos hasta una distancia de 200 millas marinas contadas desde la línea de más baja marea…” También hacen valer el derecho humano al agua y al saneamiento, acordados por la Asamblea General de las Naciones Unidas y tratan de sustentar que el “Interés público es la prevalencia del interés colectivo sobre el interés particular”.
Sin embargo, considero que la propuesta de ley, de alguna manera choca con la Constitución de la República que como se sabe, es una constitución eminentemente liberal y en la que también se da mucho peso a los derechos individuales. Un ejemplo de lo dicho es lo que señala el Artículo 2 de la Constitución que cito a continuación: “Toda persona tiene derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad, a la seguridad, al trabajo, a la propiedad y posesión, y a ser protegida en la conservación y defensa de los mismos. Y el Art. 103 de la Constitución que literalmente dice: “El subsuelo pertenece al Estado, el cual podrá otorgar concesiones para su explotación”.
Debo confesar que por el tiempo, no he encontrado y no he podido leer la propuesta de los partidos de derecha, pero me da la impresión que su aporte se ha circunscrito a la conformación del Ente Rector del Agua. Lo que sería actuar con bastante simpleza. Debe decirse que las entidades de derecha siempre han sido un tanto débiles para sustentar técnica y académicamente sus postulados en temas como éste.
De manera general señalo, que no tengo problema con las aguas de mares, ríos, lagos, esteros, aguas profundas del subsuelo, etc. Respecto a ellas, según la Constitución, el Estado es claramente el Soberano, sin discusión.
Me preocupan más bien, las situaciones de pequeños y medianos propietarios que por ejemplo poseen en su terreno un nacimiento de agua o en donde pasa un arroyo o riachuelo. Según la tesis de que el agua es un bien de todos, hasta para el manejo de tales aguas se va a tener que pedir permiso a una institución gubernamental. Y todos sabemos la excesiva burocracia de la Administración Pública salvadoreña.  O imaginemos que en un momento dado, la propiedad privada es invadida por personas ajenas, diz que para hacer uso del agua de un nacimiento que según esas propuestas de ley son un bien público.
Les preguntaría a los propulsores de esas leyes: ¿hasta dónde llega la frontera de lo público y de lo privado?
¿Qué dicen esos miles de medianos y pequeños propietarios que se pueden ver afectados con la ley que propone el gobierno y que ha sido apoyada por los jerarcas de la Iglesia Católica, que están de alguna manera aceptando un concepto de agua como derecho humano a secas, sin que se piense en los límites que debe tenerse en la práctica para los particulares?
Los Señores Obispos que han firmado una Carta titulada “No permitamos que los pobres mueran de sed” para todos los católicos, ¿se han puesto a pensar a profundidad sobre este tema.?. Menos mal que yo como católico estoy claro que debo aceptar las cuestiones de dogma o de fe de la Iglesia, pero no necesariamente,  lineamientos que lindan con planteamientos de otra naturaleza.
Señores Obispos, la propuesta de Ley de Agua debe ser analizada a profundidad y no hacer toda una campaña siguiendo el mensaje de que se privatiza del agua, porque una Entidad rectora del agua tenga fuerte representación de la empresa privada.
Este es mi punto de vista no como católico, sino como ciudadano común y corriente.
Si somos respetuosos del estado de derecho, también tenemos que tener en cuenta el ámbito constitucional. Si no nos parece lo que ordena nuestra Constitución, aboguemos por una constitución de tinte socialista y veamos qué dice el pueblo.
Por lo anterior, recomiendo que la ley una vez consensada por los diputados, sea puesta en línea para conocimiento de toda la población antes de ser aprobada. Pero también que opinen los campesinos, pequeños y medianos propietarios de tierras para que se disponga de un marco legal lo más justo posible para todos, no sólo para los de una tendencia política.
Estoy convencido que este tema debe sacarse de agenda en un período electoral y debe ser abordado con mayor seriedad desde el punto de vista técnico, de una gestión pública eficiente, de derechos, pero también de deberes ciudadanos; y que debe considerar las implicaciones reales  que una ley de agua tendría para todos y para una verdadera convivencia social en un país de progreso y avance democrático. 
Nota: Creo que cuando lean este escrito mis antiguos alumnos de la Universidad, dirán: Se peló el licenciado.