Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

viernes, 10 de febrero de 2012

FEBRERO MES DEL AMOR Y DE LA AMISTAD

LOS MULATOS EN NUESTROS CAMPOS


























NUESTRO MUNDILLO  POLÍTICO


LA DERECHA O LA IZQUIERDA



El escenario político electoral está marcado en estos días en El Salvador por la intensa campaña política partidaria. Aunque como lo hemos indicado en otros escritos, en el país se vive en plena campaña desde el día siguiente al que  se dan como firmes los resultados de la elección anterior.

Sin embargo a la del momento se le puede denominar campaña formal en el sentido que es autorizada por el Tribunal Supremo Electoral. Este tipo de campaña se repite cada tres años y provoca un ambiente generalizado de proselitismo partidario con implicaciones como la zozobra en los sectores dominantes en cuanto a la distribución del poder del estado. A tal grado que se dice que gran parte de la inversión disminuye notoriamente en los períodos electorales.

Menos mal que ese mismo ambiente electoral hace que se muevan muchos negocios no sólo relacionados con los grandes medios de comunicación, sino también de pequeñas empresas que proporcionan servicios ante la demanda de infinidad de artículos promocionales, alimentos y demás enseres con los que los partidos acostumbran atraer a los electores.

Los que seguimos el acontecer electoral desde la barrera, es decir sin pertenecer a un determinado partido o sin ser militantes, apreciamos el ambiente electoral desde una perspectiva distinta a la que viven las personas que están dentro del “huacal” partidario. De ahí que nuestro análisis resulta algunas veces odioso y en otras ocasiones molesto para los simpatizantes o activistas de los diferentes partidos.

Y es que las personas que sudan la camiseta o que tienen su corazoncito muy atado a una determinada opción partidaria, sea de derecha o de izquierda, son absorbidas de alguna manera por la ideología o por una línea de actuación que les hace pensar en un momento determinado, en función de los intereses de su grupo u organización partidaria.

A tal grado esto es una realidad que aún en pequeños detalles, algunas personas asocian determinados símbolos de la vida diaria como propios de una tendencia política.

El siguiente ejemplo ilustra lo que quiero decir. Desde hace algún tiempo se me ocurrió dar la mano izquierda al saludar a las personas y cuando me preguntaban por  qué no daba la mano derecha, les contestaba que el motivo era “que me había hecho de izquierda”. Por supuesto con el sentido irónico de haberme vuelto zurdo físicamente. Esa simple experiencia me permitió ver diferentes reacciones. Algunos lo tomaban por el lado simpático, otros se alegraban por mi decisión de hablar de la izquierda y otros, entre ellos personas muy humildes identificadas con los partidos de derecha, hasta se negaron a darme la mano, pues sentían que me había convertido en un rojo comunista.

Esta anécdota ilustra como la política partidaria se ha metido hasta la médula, en buena parte de la población salvadoreña que constituye el famoso voto duro y que  puede rondar el 40% de la población en edad de votar. Esos partidarios incondicionales, pero sobre todo la dirigencia de los dos grandes partidos, son los que contribuyen a que nuestra sociedad esté muy polarizada. Lo que como sabemos, limita la convivencia pacífica y no permite grandes acuerdos nacionales.

Menos mal que la mayor parte de la población, contrario a los que sudan la camiseta de un partido, parecen quedarse un tanto al margen en esa intensa lucha partidaria. 

En cuanto a la campaña electoral se puede afirmar que los métodos aplicados  pueden responder a criterios mercadológicos determinados, pero  resultan bastante fastidiosos y chocantes para la población que aún no ha decidido por que candidatos votará.

Por ejemplo, los dos partidos más grandes, el FMLN  y ARENA, utilizaron en el pasado reciente, la pinta y la pega hasta no dejar libre ningún poste, ni puente, ni piedra, ni paredón ubicados en la vía pública, con la consecuente suciedad y mal aspecto.

En la presente campaña, han colocado infinidad de pancartas (banners) de sus candidatos en los postes del alumbrado y de telefonía fija, a tal grado que el partido que gobierna un determinado municipio actúa como dueño de tales espacios.

Otro es el caso de las unidades móviles de perifoneo que todos los días repiten hasta el cansancio las consignas del partido en los pueblos y ciudades, sin ninguna propuesta de cómo ayudar a solucionar los problemas más acuciantes de los municipios. Tal propaganda, se deduce que va dirigida a los militantes para demostrarles tal vez que el partido está activo y que no deben traicionarlo en la próxima votación. En ese caso, por ejemplo, música como el himno arenero debe ser oído por toda la audiencia, aunque muchos no participen de la idea de mandar a la tumba a todos los rojos. Lo mismo se pudiera decir de la propaganda del FMLN.

Hechos como los anteriores,  tal vez impacten positivamente en la gente muy humilde y en los simpatizantes de un partido determinado, pero dudo que lo hagan en personas no adscritas a un partido y que tienen un mayor nivel educativo. Al contrario, considero que pueden producir el efecto contrario, que sería un rechazo a una determinada opción partidaria debido al cansancio que generan.

Sin embargo, así como por fin ha disminuido la pinta y pega en los últimos meses, pudiera ser que en el futuro este tipo de campaña vaya desapareciendo, para dar lugar a formas más creativas y con un mayor gusto estético.

En cuanto a la campaña en los medios televisivos y radiales la innovación por parte de los dos partidos más grandes  parece ser la crítica a comportamientos del contrario, dirigida por ejemplo a la población de adultos mayores, por parte de la izquierda, y a jóvenes de escasos recursos por parte de la derecha, sectores en los que la popularidad ha sido menor en el pasado. Lo que es aceptable, toda vez que se evite el insulto y la mentira.

Otra novedad en la presente campaña es el énfasis sobre los candidatos y no tanto en el partido, en respuesta a la nueva modalidad que permite votar por la bandera o por la fotografía de los candidatos. Esto se puede observar especialmente en partidos como ARENA, GANA y CD. Pero no en el caso del FMLN y otros partidos pequeños de derecha que enfatizan en el partido más que en la persona, ante el posible temor de que los votantes se desanimen por candidatos muy afines a la cúpula partidaria que ya cumplieron varios períodos y  no tienen muy buena imagen en la población.

Al cumplirse este once de febrero, un mes de haber sido abierta la campaña oficial para diputados, el balance no es nada positivo pues las disputas entre los activistas de los dos partidos grandes han estado a la orden del día en las calles; por suerte sólo con saldo de algunos heridos. Sin embargo, en los últimos días al menos a nivel publicitario, se han firmado pactos de no agresión por las dirigencias en algunos municipios.

Es de esperar que con el inicio de la campaña formal para Concejos Municipales, el ambiente se ponga más caldeado a nivel territorial. Sin embargo, debe señalarse que desde hace bastante tiempo se viene promocionando a los jefes edilicios con fondos de la municipalidad y se ha llevado a cabo la famosa entrega de obras comunales, como una forma de saludar a nombre del partido y del candidato con los recursos del pueblo. Esta práctica debiera desaparecer, si en algún tiempo se pudiera contar con una ley moderna de partidos políticos.

En este último mes, se espera también que inicie la campaña educativa sobre el nuevo sistema de votación por parte  del Tribunal Supremo Electoral que seguramente será muy intensa dado el atraso en los tiempos inicialmente previstos. Ojalá que la misma, contribuya a que en la elección legislativa los votantes se olviden de las banderas y voten por los diputados más decentes y responsables.

En mi caso, yo seguiré dando la mano izquierda al saludar, aunque a la hora de votar lo haré utilizando la mano derecha.




-


SIN CUPIDO NO HAY AMOR

Cuando Cupido está lejos
se piensa con la cabeza
y entonces en vez de amor
existen las exigencias.

Si la chica es muy alta,
que cuesta mucho alcanzarla.
Si resulta ser muy baja,
que se ha quedado pequeña.
Y si parece gordita
que le sobran unas libras
 y que mejor sería una flaca
aunque parezca un alambre.

Si resulta que él es blanco
ella lo ve muy pálido.
Y si de repente es moreno
que se pasó de color;
aunque si es muy trigueño
mejor sería que fuera
un poco menos bronceado.

¿Y qué decir si es muy seria,
o  de pronto muy alegre
o más bien extrovertida?
El dirá que es muy alocada.
Pero si acaso la encuentra
muy lenta o tal vez  muy ingenua
seguro que le gustaría
que fuera más atrevida.

Y si ella se da a la tarea
de buscarlo con denuedo,
le gustaría encontrarlo
un poco más comedido
o que fuera más callado
y menos chachalaquero.

Y así pueden pasar
muchos y muchas
por aquella pasarela
y  a criterio de la mente,
están llenos de defectos.
Y tanto ella como él
pareciera que no encuentran
al ser que tanto desean.

Entonces, sobrarán  las excusas
para otro nuevo prospecto.
Ella soñará con un príncipe
y él con una princesa
de esas estrellas del cine
o de los que narran los cuentos.

Pero si un día Cupido
les impacta con su flecha,
entonces será el amor
el que obviará los defectos
y el que pondrá los criterios.
Y  aparecerá la pareja
con aceptable medida,
con suficiente belleza
y con buenos atributos
para caminar por la vida.

Ramiro Velasco febrero 2012



-

UN RECONOCIMIENTO A LOS LECTORES



En nuestro ambiente salvadoreño no existe a nivel popular el hábito de la lectura. Y más cuando en el país el analfabetismo total está cerca del 30%, de acuerdo a reportes de organizaciones internacionales; aunque los últimos gobiernos mencionan un tasa de 16% que cuesta mucho creer. En todo caso, se trata de una población para la que está fuera de alcance la lectura.

Si al porcentaje de analfabetos se añade una población analfabeta funcional, es decir que ha caído en el analfabetismo por desuso, se podría estar hablando a nivel nacional de un 40% de población que es  ajena a la posibilidad de leer sobre diversos temas en condiciones aceptables. Dentro del 60% restante de población, se encuentra por un lado,  la población alfabeta con uno hasta nueve años de escolaridad para la cual leer más allá de alguna noticia en los periódicos significa, si no una pérdida de tiempo, algo aburrido y hasta un pequeño suplicio. Y por otro lado, el porcentaje de población con educación media y superior con mayor capacidad de lectura pero que es relativamente bajo.

Una de las razones que pudiera señalarse para el bajo nivel de lectura en nuestro país es la falta de recursos económicos y en ese mismo orden de ideas, la falta de libros o de material para leer. Sin embargo, considero que esa no es la razón de fondo. La causa fundamental parece ser el poco valor que la persona encuentra en leer un libro de aventuras, una novela y no digamos un libro de carácter científico, técnico o cultural. Tal vez la excepción sea la lectura de pasajes de la biblia especialmente en el ámbito de los cristianos evangélicos y en la actualidad entre algunos católicos practicantes.

Por otra parte, existe la creencia que en el mundo de los profesionales egresados del nivel universitario el hábito de la lectura se encuentra muy desarrollado. Sin embargo, da pena constatarlo, pero pareciera que una vez pasada la obligatoriedad en el tiempo de formación, los universitarios leen relativamente poco en forma asidua y sistemática y menos en forma por decir apasionada.

El caso es que la mayoría de salvadoreños muy poco leen. Basta con entrar a un banco u oficinas de servicios en la que se concentra gran cantidad de público y se puede observar grandes filas de personas que en vez de aprovechar a leer un libro o un periódico como en países con mayor desarrollo educativo, pierden tan valioso tiempo sin hacer nada.

Ante tal realidad, el mundo de los escritores no deja de pasar inadvertido por la mayoría de salvadoreños. Y el círculo de los lectores asiduos y permanentes no deja de ser una élite o mejor dicho un grupo privilegiado de personas.

Podría pensarse que con el avance de la informática y la comunicación el número de lectores asiduos se ha elevado considerablemente, pero es muy probable que tal apreciación no sea correcta. Y la razón es que para aquellas personas que no tienen el hábito de la lectura, el uso de la Internet puede reducirse a visualizar presentaciones visuales con mucho colorido, música y fotografía, pero no para leer documentos de texto  y libros o revistas que  tanto abundan en la actualidad.

Además, con el auge de las redes sociales, millares de personas disfrutan en conversaciones a veces un poco triviales y en donde prolifera un lenguaje lleno de argot y de palabras mal escritas a la usanza de la juventud actual, que poco contribuyen a la adecuada lectura.

Sin embargo, existe una diversidad de blogs que han permitido que muchas personas que por diversas razones no pueden publicar sus escritos en los medios de difusión impresa, lo hagan a través de las páginas de Internet, convirtiendo este medio en uno de los que permiten que tales escritos lleguen a millares de lectores.

Para el caso, es de agradecer a tantas personas de diferentes países que se toman el tiempo para leer temas como los que tratamos en este blog, lo que merece nuestro especial reconocimiento y nos estimula a seguir adelante.

 
POR FAVOR, CONTESTE LA PREGUNTA QUE SE FORMULA A CONTINUACIÓN. SU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE. GRACIAS.