Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

domingo, 22 de julio de 2007

¿¿¿FUTUROS DESASTRES ECOLÓGICOS O MALOS SUEÑOS???

Extracción minera


POEMA NEGRO

Narro este sueño, cargado de malos presagios
y envuelto aún, en la penumbra
de un tremendo realismo
que me corta la respiración,
y de un solo tajo,
me trunca el ánimo.

Me resisto a creerlo, con todas mis fuerzas.
No quisiera ni pensar en ello, otra vez.
Pero es más fuerte el ambiente deprimente,
que encuentro, en este año dos mil diecisiete,
en mi empobrecido y saqueado
Departamento de Cabañas…

Voy por las calles de mi Sensunte,
hoy convertidas en gran mercado,
llenas de carpas y de maltrechos toldos.
Distingo apenas, el otrora Parque Luciano Hernández,
en cuyo kiosco se venden drogas y otros alijos.
Paso entre ruidos tan estridentes;
siento el hedor de negocios furtivos;
y luego encuentro a la antigua iglesia,
que luce sucia y medio derruida.
Y a pocos metros, en vez de aquellos viejos portales,
veo salones de todo tipo,
y hasta casetas de mala fama.

Salgo a los campos buscando el aire
y cualesquiera vida silvestre.
Llego a los ríos, que están deshechos,
y en vez de agua, más pareciera
que llevan lodo y toda clase de suciedades.
En esas charcas nadie se baña, porque sus aguas
son venenosas y pestilentes.

Busco algún árbol de los de antaño,
y en mi camino, no hallo siquiera
los aceitunos, ni los almendros y conacastes…

Y del ganado, apenas cuento unos vacunos
que están enfermos y desnutridos.
Como si el pasto los enfermara,
o si sufrieran de alguna peste desconocida,
que poco a poco los aniquila.

Constato ahora, las condiciones de los vecinos.
Están muy tristes, sin esperanza y desconsolados.
Están más pobres y más enfermos;
y otros murieron por los efectos de las mineras,
que han inundado todo el ambiente,
con el arsénico, con el cianuro y otros venenos.

La gente calla, pero no olvida.
Al preguntarles por los desastres,
dicen ser culpa de unos alcaldes, de concejales,
de diputados y de los de arriba,
que en otros tiempos,
se comportaron indiferentes o tal vez sordos,
a los clamores de mucha gente.
Cuentan que los compraron
los mercaderes de unas mineras
que hoy gozan fuera de nuestra patria,
con la riqueza de nuestro pueblo.

Ramiro Velasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario