Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

viernes, 30 de agosto de 2013

AGOSTO 2013 EN EL SALVADOR


IGLESIAS AL NORTE DE SAN MIGUEL, EL SALVADOR










Nuestro mundillo político

¿SEGUIRÁ LA POLARIZACIÓN YA TRADICIONAL EN EL SALVADOR, DURANTE LA SEGUNDA VUELTA ELECTORAL?

Algunos analistas se han atrevido a afirmar,  que uno de los dos partidos mayoritarios, ARENA o FMLN,  perdería en la primera vuelta, dando paso ese acontecimiento a una nueva configuración de fuerzas en la segunda vuelta en la que aparecería el Movimiento de Unidad o el partido que le preste su bandera, frente a uno de los partidos tradicionales en el escenario político salvadoreño.
Tal hipótesis parece sustentarse en los datos de  la encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) realizada en mayo pasado, según la cual, el 36% de la población votaría en la primera vuelta por el candidato presidencial del partido FMLN, Salvador Sánchez Cerén; el 28% lo haría por Antonio Saca, del Movimiento Unidad; y el 24.9% lo haría por el candidato de ARENA, Norman Quijano.
Sin embargo, las otras encuestas realizadas en el mismo período, establecieron una tendencia muy distinta para la primera vuelta, a favor de los dos partidos tradicionales ARENA y FMLN.
Así, la encuesta de la UTEC mostró que ARENA se ubicaría en primer lugar con un 29.5%; en segundo lugar, estaría el FMLN con 28.5% y en tercer lugar, el Movimiento de Unidad con el 23.5%.
La encuesta CID-Gallup por su parte, señaló que se daría un empate entre los candidatos presidenciales de ARENA y el FMLN, al obtener ambos un 31%. Mientras que Antonio Saca  del Movimiento Unidad, obtendría un 22%.
La Consulta Mitofsky-Telecorporación Salvadoreña, también señaló un empate técnico entre Norman Quijano de ARENA y Salvador Sánchez Cerén del FMLN, al obtener el primero, un 33% de las preferencias; mientras que el segundo, alcanzaba un 32%. Y en un tercer lugar, se ubicaba el candidato por el Movimiento Unidad, Antonio Saca, con un 18 %.
En los últimos días los partidos mayoritarios han desatado una pequeña guerra de encuestas propias que en buena medida responden a sus intereses y en las que los resultados les favorecen notoriamente como es de esperar.
A escasos seis meses de realizarse las elecciones, parece muy difícil que cambien las tendencias en las preferencias de la gente, por lo que es muy probable, que los resultados de la mayoría de encuestas citadas se mantengan. Lo anterior indicaría que la polarización vivida en los procesos electorales anteriores, caracterizará de nuevo la segunda vuelta electoral.
¿Qué factores pudieran modificar un tanto las tendencias actuales y favorecer a alguno de los candidatos?
Por un lado, la realización de debates presidenciales, lo que parece muy remoto, dada la configuración de fuerzas en contra de tal medida en el Tribunal Supremo Electoral. Y por otro lado, podría incidir aunque en menor medida, la votación por rostro en la papeleta de votación, sobre lo que se espera un dictamen de la Sala de lo Constitucional, ante un recurso de inconstitucional presentado.
Las dos posibilidades mencionadas, pudieran favorecer especialmente al Señor Antonio Saca, por el ser el candidato con mayor facilidad para el discurso y el más joven de la contienda. Pero el factor más importante para el cambio de las tendencias, a juzgar por la condición de bajo nivel educativo de la mayoría de votantes, pudiera ser algo muy impactante y novedoso que surja en las campañas mediáticas en contra de alguno de los candidatos. Sobre ese particular, recuérdese que ya se aplicó en el pasado ese tipo de estrategias electorales con la denominada “campaña negra”. Aunque en la actual coyuntura se cuenta con la nueva Ley de Partidos Políticos que establece la prohibición a los partidos, según lo expresa el Art. 23, literal f, de “Dañar el honor, la intimidad personal y la propia imagen de los candidatos de un partido político y sus familiares”. Pero ya sabemos, como reza el dicho, que “hecha la ley, hecha la trampa”.
En cuanto a los simpatizantes por partido, que es lo fundamental para estimar los posibles votantes en una elección, se puede destacar en el momento actual, lo siguiente: 
a)      En el caso del FMLN pareciera estar a su favor el importante número de militantes que constituye su voto duro, pero también de mucha gente que ha logrado un puesto en las instituciones del gobierno central y de las municipalidades dirigidas por tal partido. También cuenta a su favor, el hecho de ser parte del gobierno actual, que ha sabido manejar muy bien la imagen de los logros, especialmente en el campo social, aunque su calificación en el desempeño de la economía es muy débil. Y algo muy importante, la disponibilidad financiera de los proyectos de ALBA y su incursión en actividades de tipo económico y social con las que mucha gente se ha visto favorecida.
b)      En el caso de ARENA, está presente el apoyo de la gran empresa privada y del voto duro del partido que sigue siendo muy importante, a pesar  de las divisiones y disidencias que ha mostrado la dirigencia. También parece como muy posible, el apoyo de buena parte de la clase media más conservadora que se ha visto afectada por las políticas de la gestión pública actual y de muchos trabajadores que reciben línea y hasta estímulos de sus patronos a la hora de votar.
c)      En cuanto al Movimiento de Unidad, se puede decir que siempre sería un ganador y eso porque, de ser autorizada la candidatura de Antonio Saca, aunque no quede entre los dos ganadores en la primera vuelta, sus votos serán definitorios para la segunda vuelta; y en ese momento, tendría la oportunidad de negociar con el FMLN como lo ha venido haciendo durante todo el actual período a través de GANA en la Asamblea Legislativa, para tener una participación de un gobierno compartido, como lo hizo el Partido Cambio Democrático y ex miembros del FDR, con el actual gobierno.
Pero la ganancia mayor del Movimiento de Unidad será convertirse en la tercera fuerza política, lo que le serviría de trampolín para las elecciones del 2015, cuando se lleven a cabo las elecciones de alcaldes y diputados. 
Lastimosamente, la juventud que podría haber hecho la diferencia fundamental en las próximas elecciones se ha mostrado apática hasta para obtener su DUI; este fenómeno más una cantidad importante de personas que no ha renovado tal documento, significará un ausentismo fuerte, a no ser que se tomen acuerdos de última hora en la Asamblea Legislativa para extender el período de actualización de los DUIs vencidos y para que los jóvenes lo obtengan por primera vez.
Tratando de dar respuesta a la interrogante planteada al principio, me atrevo a predecir que la confrontación entre la izquierda y la derecha volverá a hacerse presente en la segunda vuelta, ocupando el escenario político, los partidos tradicionales que tienen mayor organización de base y el voto duro asegurado. 
Pero en política no hay nada escrito y también pueden darse sorpresas si la población indecisa vota mayoritariamente apoyando a Antonio Saca en la primera vuelta. Ya veremos qué pasa.









COSAS BUENAS QUE TENEMOS EN EL SALVADOR (Entrega Nº 2)

NUESTRA GENTE

En el “Poema de amor” Roque Dalton retrata a los salvadoreños, destacando el lado oscuro de la moneda y coloca en primer plano su desarraigo,  como resultado de una sociedad interna opresora e injusta,  para luego mostrarlos como víctimas del sistema capitalista salvaje fuera de la patria. Y en aquel contexto,  señala algunas características del salvadoreño común. Pero aún en medio de aquel triste retrato, no puede menos que destacar lo más valioso de nuestro pueblo: su laboriosidad y el elevado sentido de creatividad. 
El poema  comienza señalando las categorías racistas peyorativas con que se identificaba a los trabajadores panameños y extranjeros durante la construcción del Canal de Panamá, en contraposición al trato especial dado a los estadounidenses, al decir:
“Los que ampliaron el Canal de Panamá/  (y fueron clasificados como "silver roll" y no como "gold roll")/
los que repararon la flota del Pacifico/
en las bases de California,”/ …
La crítica de Roque no es contra el pueblo como tal, sino contra el sistema alienante que transformaba al salvadoreño en un objeto de trabajo y explotación inmisericorde.
Pero casi a la mitad del poema, no puede menos que mencionar el rasgo fundamental y positivo de lo que eran los salvadoreños:
“los sembradores de maíz en plena selva extranjera,/
los mejores artesanos del mundo/ … “.
Acá se refiere a los campesinos salvadoreños expulsados por el sistema salvadoreño que se ubicaron en los campos de Honduras en los años  cincuenta y sesenta y que con su trabajo, en las más duras condiciones,  pudieron subsistir y ayudaron a transformar la economía de aquel país. También se refiere a la capacidad de los salvadoreños para desempeñar los trabajos con eficiencia y creatividad.
Y casi para terminar, menciona:
“los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo,”/
En este punto Roque, sintetiza esa habilidad innata de los salvadoreños para hacerle frente a los retos de diferente naturaleza y para salir adelante en lo que sea, donde sea y como sea.
De paso, debo decir que la sociedad salvadoreña en general tiene una deuda grande al ignorar por malicia o por desconocimiento, la valiosa obra de Roque.  Y no sólo me refiero a sus poemas, sino a otros escritos en los que plasma el gran amor que él tuvo para el terruño. Por supuesto, que en los poemas de Roque hay denuncia e irreverencia contra el sistema y el estado de cosas de su tiempo, que él retrata en forma cruda y sin ambages.
Yo soy el primero en confesar que he leído poco de Roque, pero con lo poco que he hojeado,  he llegado a compartir con el autor su indignación contra la opresión y la injusticia institucionalizada desde siglos atrás y que habría que preguntarse hasta qué punto ha desaparecido hoy en día.
Acá les coloco a los jóvenes inquietos y a las personas interesadas, un link para leer algo más de Roque Dalton:
Quisiera detenerme en los conceptos vertidos por Roque: “los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo”  que pudieran considerarse ofensivos a primera vista, pero que desde mi perspectiva no lo son.
Con tales términos  interpreto a un pueblo moldeado por las adversidades, pero que siempre sale adelante.  Un pueblo mestizo, mezcla de blancos e indios que surge durante La Colonia y que se ubica en lo que fueran las Alcaldías Mayores de San Salvador y Sonsonate; que mientras duró la Federación Centroamericana (1824- 1838) se destacó por su capacidad productiva y su liderazgo político; y que pasó a ocupar  la más pequeña de las parcelas de Centroamérica en 1841, con el nombre de República de El Salvador.
Tal vez a causa de un estrecho territorio y de otras condiciones estructurales,  como la inequitativa distribución de la riqueza fruto del despojo de las tierras comunales y ejidales y de otros males ancestrales, el pueblo salvadoreño tuvo siempre claro que debía hacer mucho con poco. Y con el correr de los años, se convirtió en un pueblo estoico frente a las adversidades, pero muy claro en su misión de salir adelante.
Llegados al siglo XXI podemos ver que se trata de gente que no le teme a la “rebusca”  y que es capaz llegado el momento, de hacer cualquier cosa con tal de sacar adelante a los suyos.
Conozco a gente de procedencia campesina que pasó de desyerbar la milpa, a lavar platos y servicios sanitarios ajenos en el exterior, después a manejar un autobús o un tráiler y posteriormente a emprender su propio negocio. También conozco a personas  humildes que tuvieron una única posibilidad para estudiar, se graduaron con notas muy buenas y pasaron a ocupar puestos de trabajo de diferente nivel en el país y más tarde a dar clases en una universidad extranjera, a representar a una gran compañía, etc. O para hablar del deporte a cipotes humildes de barriada que se destacaron en el balompié nacional y emigraron más tarde, hasta a meterle goles a los equipos más famosos.
En otras palabras, existe una filosofía de vida a la base de todo salvadoreño o salvadoreña, que consiste en ser “arrechos” y “arrechas” acá y en cualquier parte. Y ser arrecho, significa no temerle a nada y salir airoso de cualquier prueba o circunstancia por difícil que parezca.
Después de la prueba del conflicto armado salvadoreño (1980- 1992), una tercera parte de los salvadoreños residen en el exterior y no representan una carga para otras economías. Al contrario, la gran mayoría aporta con su trabajo a la producción de los países receptores y son reconocidos por su esfuerzo, dedicación y buenos resultados. Y por si fuera poco, ayudan a sus familias que se quedaron en El Salvador.
Otra característica casi natural en los salvadoreños, es su sentido de amistad y hospitalidad. Esto lo he oído a infinidad de extranjeros que han visitado El Salvador y que al preguntarles que es lo que más les ha gustado de El Salvador, dicen sin dudarlo: su gente.
Y es que el salvadoreño por lo general no tiene complejos, ni de inferioridad ni de superioridad y no guarda resentimientos contra nadie. Al contrario, valora al extranjero, tal vez porque intuye que gran parte de sus hermanos han tenido por siempre, que salir del país para encontrar mejores oportunidades.
Por suerte las condiciones objetivas en cuyo contexto Roque Dalton escribió sus libros y poemas sobre El Salvador, han cambiado bastante. Por eso,  hay motivo suficiente para ser optimistas y pensar que la patria está  llamada a ser más incluyente y próspera, justamente por tener a la base un pueblo noble, luchador, amistoso y que tiene fe en el futuro.










COSAS NEGATIVAS EN EL SALVADOR (Entrega Nº 2)

No hay cultura para combatir la corrupción del nivel político salvadoreño

La corrupción es un término muy amplio y en buena medida se encuentra matizado por la cultura, la época y el lugar en que los actos de los corruptos se llevan a cabo.  
Una de las acepciones dadas más frecuentemente por los tratadistas, al término corrupción en el ámbito político, es el de abuso de poder para beneficio personal.
La corrupción política tiene que ver con los gobernantes o los funcionarios públicos que han sido electos o nombrados en algún cargo y que se aprovechan de los recursos del estado para su beneficio personal.
Un acto de corrupción es inmoral porque los bienes públicos están destinados para el beneficio de la colectividad y si alguien hace uso de ellos para beneficio particular o privado, atenta contra el bien común.
En el acto de corrupción existe por lo general un corruptor, un corrupto y la sociedad que lo tolera.
Las monografías contenidas en los siguientes sitios: http://www.monografias.com/trabajos11/corrupol/corrupol.shtml  ,  http://www.monografias.com/trabajos88/la-corrupcion-politica/la-corrupcion-politica.shtml#ixzz2dHREaEok   y   http://www.monografias.com/trabajos5/corrupc/corrupc.shtml  abordan con mayor profundidad la temática de corrupción, señalando diversos tipos y categorías de corrupción.
Así mencionan que en la Corrupción Directa, el corrupto utiliza su poder para obtener un beneficio indebido de los bienes del estado, ya sea apropiándose de bienes públicos e incrementando de esa manera su patrimonio personal o el de los suyos, en lo que se denomina enriquecimiento ilícito.
De este tipo de corrupción es el Peculado que consiste en la apropiación ilegal de los bienes del estado por un servidor público;  el Fraude que consiste en que el funcionario hace uso ilegal de los bienes del estado;  y la Colusión que es la asociación delictiva que realizan servidores públicos con contratistas, proveedores y arrendadores, con el propósito de obtener recursos y beneficios ilícitos, a través de concursos amañados o sin  las adjudicaciones correspondientes, a pesar de que así lo indique la ley.
En cuanto a la Corrupción Directa, son muchos los casos en El Salvador, de personas que llegaron a un cargo público con muy pocos recursos y que al terminar su mandato aparecieron con abundante dinero, bienes o han pasado a formar parte de los nuevos ricos. Así pudiéramos citar los casos de presidentes de la República, de presidentes de entidades autónomas, de alcaldes y otros funcionarios que entraron  al cargo como gente de clase pobre o media y han terminado siendo millonarios.
También está el caso de personas que utilizando su poder,  colocan a sus familiares o amigos en los puestos públicos, quitando las oportunidades a otros que tienen más mérito para desempeñar una labor determinada.
En la Corrupción Mediada, el funcionario obtiene beneficios personales a cambio de realizar un acto indebido o cualquier favor en el ejercicio de su cargo.
Acá se clasifica el tráfico de influencias que es cuando el funcionario público utiliza su cargo o sus nexos con otros funcionarios públicos para obtener un beneficio personal o familiar, o para favorecer determinada causa u organización (partido político). Es decir se utiliza el “favoritismo” con el fin de obtener beneficios para personas cercanas.
Debe decirse, que en El Salvador lo que hacen muchos ministros o presidentes de entidades del estado es colocar en sus carteras a personas recomendadas por otros funcionarios, a cambio de que sus propios familiares o recomendados sean colocados en las oficinas dirigidas por aquellos. Así se puede comprobar que muchos funcionarios como presidentes, altos ejecutivos de entidades autónomas, ministros, alcaldes y diputados han tenido y tienen a su parentela ocupando diversos puestos por pura influencia política.
Un ejemplo de peculado, fue también la utilización de presta nombres para que políticos compraran acciones de los activos del estado, cuando aquellos se pusieron a la venta en los procesos de privatización.
También han existido innumerables casos de soborno en la Asamblea Legislativa para la aprobación de leyes a cambio de dinero a los diputados.
Otro caso ha sido el clientelismo político que consiste en que los candidatos paguen a sus votantes para el logro de su elección;  y las malas prácticas electorales que consisten en acciones ilícitas para modificar los resultados electorales.
De estas dos últimas categorías está llena la historia electoral salvadoreña y se pueden nombrar a partidos y funcionarios que han sido campeones en el uso de estas prácticas.
Otro aspecto importante a considerar son los factores que conducen al estado de corrupción, entre ellos:
a) La inactividad e inoperancia funcional de los organismos establecidos para el control y sanción de actos corruptos. Tal inoperancia da lugar a la impunidad, pues los corruptos saben que aunque realicen actos ilícitos no van a ser objeto de sanción o de castigo.
Este ha sido el caso por décadas en El Salvador, de entidades como la Corte de Cuentas de la República y la Fiscalía General de la República que más bien han sido instancias que han servido para encubrir los actos corruptos o como dice el pueblo “para tapar las cochinadas”.
Menos mal que en días recientes el nuevo Presidente de la Corte de Cuentas, ha hecho declaraciones esperanzadoras al señalar indicios de corrupción en la misma Corte y comprometerse a poner todo su empeño para esclarecer casos sobre los que se dispone de información sobre manejos corruptos en la Administración Pública. Si lo que promete el Presidente se cumple, tal vez estaríamos entrando en una nueva etapa para el país en que cese la impunidad para la corrupción.
b) La falta de opinión pública. En este tema juegan un papel importante los medios de comunicación y la ciudadanía en general. La prensa es la llamada en primera instancia,  a ejercer el periodismo investigativo y a transmitir la información objetiva al público sobre actos de corrupción.  Sin embargo esta labor ha sido limitada todavía, tal vez por falta de interés de algunos medios, por indiferencia o por complicidad.
Sin embargo, debe reconocerse que algunos casos de corrupción en El Salvador se han conocido mediante la prensa y el aporte de periodistas abnegados y valientes. Recuérdese así el caso Majano Araujo en ISSS (1996), el Caso Perla en ANDA, el caso ISEPRO – FINSEPRO (1,997), el Caso FEDEFUTBOL 1996- 1998, la Compra y venta del Ingenio El Carmen por el BFA (1995), el fraude en el BFA con abono donado por Japón (2001), etc, etc. Y el caso tan publicitado en estos días, de miembros de la Selección Salvadoreña de fútbol que han recibido pago y atención con cargo al presupuesto nacional por medio de la Federación Salvadoreña de Fútbol para representar al país y que han caído en delitos de corrupción aceptando dinero a cambio de perder partidos.
Ojalá que mediante la acción investigativa de los medios de comunicación, se pueda avanzar para cambiar la tolerancia actual de la sociedad a la corrupción, ampliando la opinión pública y ejerciendo presión para que los entes encargados sancionen y castiguen a los corruptos.