Bienvenidos/as

Gracias por compartir mi blog. Espero que encuentren acá, alguna información de su interés.

Datos personales

Mi foto
Soy profesor universitario. Trabajo por el desarrollo de Cabañas, un departamento de El Salvador, muy bello, pero también donde hay mucha pobreza, especialmente en lo educativo y cultural. Soy planificador educativo y trabajé por muchos años como director y coordinador de proyectos sociales. Me considero una persona con una visión amplia que trata de valorar lo positivo de cada quien.

domingo, 15 de diciembre de 2013

LLEGA DICIEMBRE ENTRE PASCUAS Y LUCES






PLAYA DE METALÍO, SONSONATE, EL SALVADOR















ALGUNOS DICHOS SALVADOREÑOS Y SU INTERPRETACIÓN


DICHOS ANTIGUOS

DICHO

SIGNIFICADO
Era tan negro como la noche en que se perdió la tunca
Era una persona muy morena
Lo sepa el Juez de Opico
No sé la explicación sobre tal asunto
Tiene barriga de músico
Come bastante
A saber qué pata puso ese huevo
Es alguien desconocido en la zona
Es un come cuando hay
Es una persona muy pobre
Viejo pela justán
Viejo mirón
Viejos son los caminos y todavía echan sus polvitos
Algunas personas mayores todavía pueden ser capaces de hacer el amor
Le ha caído como anillo en trompa de cuche
Le encaja muy bien, le ha ocurrido en el mejor momento
Cabal dijo Varela (pero le faltaban cien)
Se cuenta de un administrador de rentas  que al hacer las cuentas decía cabal, pero al contar el dinero siempre había un faltante.
A lo que te truje Chencha
Debemos entrar al tema sin mayores rodeos
Hay que salir del mais picado
Atender primero lo urgente
Pachito estaba el río
Alguien pronto se da por aludido sobre un asunto embarazoso; Se descubre algo que se trataba de esconder.
Se petatió. Peló gallo. Peló ceja.
Murió
A mí que me registren
Me siento libre de culpa
Es un tipo yoyo
Es un adulador
Es bueno para dar garabato 
Alguien que trata de convencer con sus elogios
A saber qué pulga le ha picado
Está raro. No es la persona de siempre
Ya la asustó el viejito
Le vino la regla por primera vez
Está pipona
Está embarazada
Le soltaron la jáquima
Está libre, Sus padres ya no la controlan
Es el chimpe de la familia. Es el secaleche
Es el hijo menor de la familia
Le dieron chicharrón
Lo asesinaron
Es un Juan vendémela (Vendeme la conserva)
Es un bobo, un pasmado
Se envuelven con la misma (cobija)
Se encubren, son muy allegados
Está “mirame y no me toqués”
Es algo delicado muy fácil de quebrar
Viejo pero no pendejo
No por ser viejo lo engañan fácilmente
Sepa Judas donde se encuentra
Nadie sabe donde está
Se lo llevó la pelona 
Murió
Es un látigo del servicio doméstico
Le gusta meterse con las empleadas domésticas
Te cayeron mal los jocotes
Está seria la goma, pero si no son los efectos del  trago tal vez sean las boquitas las que te cayeron mal (sarcasmo).
¡Saco!
¡Cómo puede ser!  ¡Caramba!
¡Que se vaya al carajo!
No quiero saber más de él
Es la cola de judas.
Es insolente.



DICHOS MÁS RECIENTES


DICHO


SIGNIFICADO
Se la pica de machito
Es un pretensioso
Te “hiciste” en la olla de leche
Cometiste un gran error
Te fuiste en la chicagüita
Apostabas por algo  que no era cierto, te equivocaste
Se le fue la mano
Cometió un exceso
Le tronó la cafetera
Cometió un error grave y tiene que pagarlo
Dicen que metió la pata
Se entregó a alguien, Tuvo un embarazo no deseado
La regaste 
Cometiste un gran error
Sos un pajero
Eres un mentiroso
Se peló
Murió
Ahora se hace el mareado
Se hace el desentendido, el importante
Buena onda el ruco 
Es un buen padre, es un buen señor
Se le pelan los cables
Está un poco loco
Se nos cayó la estantería
Se vino abajo todo el plan
Me cae de la patada
Me es antipático
Es un gran meque
Se mete en la vida ajena
Lo mandó hacer a Ilobasco
Es como un muñeco, es muy bonito









AUTORRETRATO



Tengo unos cuantos diecisiete años.

Nací casi en las faldas de una colina

muy cerca de aquellos peñascos,

madriguera de garrobos y tepezcuintles;

arrullado por el susurro monótono

de la querida quebrada.



No sé si llegué en la fecha equivocada

pues poco me gustan los miércoles,

la luna en cuarto menguante

y el día terminado en número impar

que al multiplicarlo por sus cifras

se convierte en la unidad.



Pero qué dicha que nací en octubre,

cuando los vientos borraban

los malos presagios y los nubarrones;

cuando el ambiente era más fresco

y las milpas cafés y el frijolar enrojecido

entregaban alegres sus cosechas.



Tal vez por ser del signo de Libra

es Venus que siempre me guía

hacia el lado agradable de la vida;

pero también hacia la intransigencia

contra el engaño, la injusticia

y cualquier hipocresía.



Después de aceptar los retos

y de hacerle frente al destino,

no hay palabras para decirlo:

la vida es un cúmulo de acrobacias

mientras se ha recorrido  el camino

en tantos años cumplidos.


Ramiro Velasco, diciembre de 2013









Filosofemos un poco


LA ANGUSTIA DE NO EXISTIR

En la siguiente reflexión no se trata de filosofar como lo hacen los existencialistas respecto al existir.  Ellos se refieren a la angustia existencial, “como aquello por lo que el ser humano se da cuenta de su finitud y de la fragilidad de su posición en el mundo. Por ejemplo Paul Sartre como se cita en el siguiente sitio, http://www.webdianoia.com/contemporanea/sartre/sartre_filo.htm   plantea que “ en la angustia el ser humano adquiere conciencia de su libertad o, si se prefiere, la angustia es el modo de ser de la libertad como conciencia del ser ". La angustia es la forma que tiene el ser humano de darse cuenta de lo que es, es decir, la forma de darse cuenta de que no es nada”.

Acá se hace un planteamiento diferente, se parte del hecho de que en muchas personas se dan manifestaciones de algo muy profundo en su ser que es la angustia de no existir.

Y no  existir es la negación de la persona que aunque ontológicamente es, no es tomada en cuenta, no es valorada, ni reconocida por lo que ella considera que son sus méritos y sus capacidades.

Cuando existe una brecha entre el existir y el no existir, entonces aparece la profunda angustia de la no existencia.

Pero superada la vacuidad de la inexistencia, entonces la persona entra de nuevo en equilibrio con su mismo ser ontológico y vivencial.

Tomando en cuenta esta frecuente angustia, aparecen manifestaciones en las personas que generalmente se sienten aisladas o que saben que adolecen de falta de aceptación en un grupo determinado. Y ese comportamiento produce de manera inconsciente una serie de actos que no son controlados de manera consciente.

Este pudiera ser el caso de los infantes cuando reciben de sus padres un castigo mediante la indiferencia. Entonces acrecientan su berrinche como una reacción normal para llamar más la atención de sus padres. En ese momento están sufriendo la angustia de no existir.

Tal angustia puede también ser frecuente en las personas mayores que a veces no padecen de sordera física, sino de una sordera angustiosa que les coloca frente a la fragilidad de no poder existir en un momento determinado y tienen que gritar para que el mundo exterior sepa que están allí.

Esto explicaría la actitud de una persona que entra a una casa y no le habla al portero justo para ser oída, sino que le habla tan fuerte como para ser escuchada por todo el vecindario.

Por supuesto que al que sufre de manera permanente de tal angustia le resulta habitual no hablar sino gritar, independientemente del ambiente en el que se encuentre, aún así se trate de un hospital o de un lugar en el que se solicite hablar en voz baja. Así, a menudo tal angustia se puede volver una característica normal de personalidad.

De los casos específicos relacionados con la inexistencia y sus efectos en el comportamiento humano, se ocupa en la práctica la psicología.

La angustia de no existir ha llevado también a los publicistas a desarrollar técnicas avanzadas para contribuir a que las personas existan. Esta sería la razón de fondo para lograr que mediante las campañas mediáticas un candidato inexistente en algún momento, pueda llegar a existir en la aceptación de la gente y pueda ganar una contienda electoral. De allí que en política se sostenga hoy en día, que si un candidato no está en los medios, no existe.

Por eso no hay mayor frustración para un político que no aparecer en las encuestas o no recibir el voto, especialmente cuando se ha invertido mucho dinero en las campañas. Eso es lo que comúnmente se denomina en el ámbito partidario, el ninguneo político.

Frente a la contradicción fundamental de existir y de no existir pueden darse también niveles que traspasan el equilibrio del ser. Por eso hay personas que no sufren de la angustia inexistencial, sino por el contrario, que gozan de una  plenitud tal en la valoración de los demás, que tratan de escudarse en el anonimato para ocultar el desborde de su realización existencial. Este sería el caso de las personas altruistas que han dado mucho de sí y que llegado un momento, buscan refugio en la inexistencia para compensar aquel elevado nivel de existencia dado por los demás que llega a trastocar ya su estado de ánimo normal.

Desde una visión, no ya de filosofía existencial, sino más de subjetivismo moral aparecen conceptos como el de egolatría, soberbia, vanidad, egoísmo, que vienen a ser deformaciones distorsionantes del ente tal como debiera ser. Y como medio de compensación ante tales deformaciones estarían las virtudes expuestas por la filosofía cristiana, como la humildad que compensaría tal distorsión del ser.



Ramiro Velasco